Tú estas aquí
Inicio > Mundo de Lujo > Motos > La Vespa: Un vehículo histórico para la vida moderna

La Vespa: Un vehículo histórico para la vida moderna

La Vespa: Un vehículo histórico para la vida moderna

Después de la Segunda Guerra Mundial, Europa quedó devastada. Las ciudades, los edificios y sus calles estaban en ruinas. La sociedad necesitaba transportarse de un sitio a otro, pero las carreteras no tenían las condiciones para hacerlo.

En Italia, el mercado automovilístico tuvo un quiebre, así que el contexto exigía otro medio más ligero y eficaz. En 1946 la compañía Piaggio, dedicada a fabricar locomotoras y aviones, bocetó los primeros prototipos de la Vespa; una motocicleta escúter única en su tipo.

El diseño corrió a cargo de Corradino d’Ascanio, ingeniero italiano con amplia experiencia en aviones y helicópteros. Se inspiró en el fuselaje de estas naves y lo adaptó a un vehículo de dos ruedas.

Su construcción monocasco, de una sola pieza, permitió unir la carrocería con la estructura de sustento de la Vespa. De ese modo se obtuvo una motocicleta ligera y con los mejores sistemas tecnológicos que la convertían en un vehículo útil y sofisticado.

La Vespa: Un vehículo personal para la vida moderna
gentleman.elconfidencial.com

En ese momento, ingeniería y diseño se unieron en un mismo objeto. La Vespa se posicionó como una creación aerodinámica con un diseño atractivo, toda una pieza escultórica, que atrajo principalmente a los jóvenes de la época y pronto se convirtió también en un signo de individualidad.

En 1953 llegó al cine con la película Vacaciones en Roma, dirigida por William Wyler. En este filme la princesa Ana, interpretada por Audrey Hepburn, llega a Roma en un viaje oficial. No obstante, decide abandonar sus obligaciones políticas por un momento y se escapa a la aventura.

En las calles conoce a Joe Bradley (Gregory Peck), un reportero que se ofrece a darle un tour por la ciudad a bordo de una Vespa. Así la motocicleta escúter se vuelve protagonista de la cultura popular y hasta nuestros días, 71 años después de su creación, se mantiene como un vehículo de la vida moderna.

Por: Eduardo Reyes.

Top