Tú estas aquí
Inicio > El Plato y la Copa > Bebidas > The Macallan 1926: la botella de 75 mil dólares

The Macallan 1926: la botella de 75 mil dólares

The Macallan 1926 es la botella de whisky más cara del mundo; se vendió en 2005 en Corea del Sur por 75 mil dólares y fue embotellada en 1986.

home page Si gustas de beber whisky, ya sea Scotch o Tennessee, es necesario que conozcas la botella más cara que existe.   http://www.oipl.net/?acm-best-doctoral-dissertation Se trata de The Macallan 1926, que en el año 2005 fue subastada a un comprador de Corea del Sur por unos 75 mil dólares.

go site Quien sepa apreciar un buen whisky conoce que se http://www.suannmotorandpump.com.au/order-business-plan/ order business plan debe esperar a conocer sus cualidades antes de emitir un juicio acerca del costo. The Macallan 1926 tiene un http://gplworld.com/?p=my-education-essay color laburno con aroma intenso a frutos secos, uvas pasas, dátiles y ciruelas.

go site Al paladar se pueden percibir essay simple order notas de madera resinosa, con un distintivo dulce de toffee de melaza y frutos secos. Todo lo anterior se debe gracias a las follow site barricas de capacidad para 250 litros. Esta botella en particular proviene de la número 263.

ap chemistry help websites http://pikselartphoto.com/essay-customer-service-importance/ Se embotelló en 1986, por lo que se confirma la añada de 60 años. Bien vale aclarar en este momento que es blank única en su tipo y pertenece a la colección Fine & Rare; a la que, por supuesto, no se le debe de añadir nada.

http://beeparti.com/?p=short-story-essay-help Pese al precio que mencionamos al inicio de este texto, home page cada año la casa Macallan libera algunas botellas. Para adquirir una es preciso hacer un home page registro previo.  A sabiendas de que el valor de esta botella es una cuestión subjetiva y va en proporción con sus cualidades.

phd thesis in animal science Esto porque hay quienes se aventuraron a ofrecer hasta un millón de euros por una botella; mismos que no tuvieron reparos en rechazar.

Por: Aldo Mejía.

Top