Tú estas aquí
Inicio > Charla Nocturna > Arte y Pintura > Renoir

Renoir

La impresión por momentos de la vida real.

Por: Alexandra Bonarotti H.

Renoir fue uno de los máximos exponentes de la pintura francesa. Tuvo un periodo impresionista que luego dio paso a los cuadros de mujeres en diversos paisajes como su marca original y distintiva.

Auguste Renoir nació en una familia de artesanos y pasó sus primeros años en barrios proletarios donde trabajó como decorador de porcelanas y pintor de abanicos. Fue hasta la década de 1860 cuando pudo entrar al taller de Gleyre en donde conoció a artistas como Monet, Bazille y Sisley.
Se puede decir que su obra abarca tres periodos: el impresionista, que se caracterizó por la vida social en la ciudad; el de la búsqueda de las figuras clásicas, que tuvo como inspiración la obra del artista plástico Rafael; y el del nacimiento de su hijo, en donde la niñera fungió como protagonista de muchas de sus obras.
En su época impresionista pintó cuadros como El Palco, el cual es un gran lienzo en donde retrata a Niní López, una actriz, y a su hermano con una técnica de pinceladas sueltas que se funden entre sí, contornos imprecisos y una composición en forma de pirámide.
Renoir es uno de los impresionistas más queridos, quizás porque se dedicó a la pintura de figuras humanas en vez de paisajes. Mientras Monet se interesaba por la interacción de la luz en un pajar y Alfred Sisley se encargaba de panoramas moteados con las vistas de París, Auguste retrataba a las bellas mujeres que amaba, tanto modelos como en la vida real.

Top