Tú estas aquí
Inicio > Mundo de Lujo > Maria Franca Fissolo y familia

Maria Franca Fissolo y familia

Una fortuna tan dulce como la Nutella.

Por: Virginia Cuervo

Crear cosas que hagan feliz a la gente puede hacerte ganar una fortuna. Si no me crees, pregúntale a Maria Franca Fissolo y a su familia, los cuáles cuentan con un patrimonio de 23 mil millones de dólares.

Esa cantidad es en la que se estima el valor neto de sus bienes económicos, la mayoría de los cuales fueron heredados de su marido y cimentados por él a través del éxito de la compañía italiana Ferrero.

Todo comenzó en la Segunda Guerra Mundial, en Alba, Italia, en donde Pietro Ferrero creó un laboratorio para suministrar materiales de pastelería a su esposa Piera. Debido a que el cacao estaba racionado, Pietro empezó a utilizar avellanas (las cuales eran muy abundantes en la región) para crear su famosa crema Nutella.

Michele, el hijo de Pietro, se hizo cargo de la empresa al morir su padre en 1949. Cuando Michele estuvo a cargo de la empresa, se amplió la gama de productos, algunos de los que se incluyeron fueron los famosos e innovadores huevos Kinder, los deliciosos chocolates Ferrero-Rocher y las frescas y pequeñas mentas Tic-Tac.

También, se construyeron fábricas en distintos países europeos, en Estados Unidos, Australia, Brasil, Argentina y México entre otros. Por su expansión tanto física como de productos, Grupo Ferrero es la empresa confitera más grande del mundo, le da empleo a más de 10 mil personas y tiene un volumen de ventas de 5 mil millones de dólares al año; con lo cual se ayudan Maria y su familia a conservar su fortuna.

Actualmente, el CEO de la compañía es el hijo de la pareja italiana, Giovanni, el cual junto con su madre, es dueño de la mayoría de la empresa. Maria, a pesar de estar llegando a su centenario, sigue involucrada con las actividades de la compañía e incluso es una filántropa generosa, conocida por ayudar especialmente a obras de caridad relacionadas con la  iglesia.

Detrás de la marca, los balances positivos, el desarrollo de productos y la expansión multinacional; se encuentra una tenaz familia piamontesa que, desde el lema de la Fundación Ferrero: “Trabajar-Crear-Donar” obtiene su extraordinaria fuerza para desarrollarse y crecer.

Top