Tú estas aquí
Inicio > Charla Nocturna > La Inteligencia Artificial en la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica

La Inteligencia Artificial en la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica

Si bien existe cierta preocupación ante el acelerado desarrollo de la inteligencia artificial (IA), también es cierto que esta tecnología puede traer grandes beneficios al bienestar humano y en la búsqueda por combatir enfermedades. Tal es el caso de la enfermedad de Lou Gehrig, o esclerosis lateral amiotrófica.

Esto porque su cura potencial ahora está en las manos de avanzados programas de inteligencia artificial. Esta enfermedad suele ser de origen genético y causa la degeneración gradual de las células nerviosas motoras.

Debido a que los síntomas de la ELA atacan a las neuronas encargadas de controlar los músculos, el paciente se enfrenta a una creciente incapacidad para mover el cuerpo. En el peor de los casos puede imposibilitar la respiración; una vez que la enfermedad ataca a la zona torácica.

Existen 140 mil casos registrados de la enfermedad. Quizá el representante más popular se trata del físico teórico Stephen Hawkin; un caso extraordinario en donde el paciente ha logrado sobrevivir a la ELA por varias décadas.

No existe cura, pero sí medicación capaz de retrasar los efectos degenerativos. Ahí es donde entra el papel de la IA.

Investigadores del Instituto Sheffield, dedicaron los últimos meses a analizar bases de datos médicos y publicaciones científicas con ayuda de programas de inteligencia artificial. El resultado fue que encontraron un paciente potencial y lograron retrasar la aparición de la enfermedad; por medio de medicamentos.

Dicha investigación pudo durar años en lugar de meses, de no ser por la ayuda de la computadora.

En diciembre del año pasado, científicos del Barrow Neurological Institute descubrieron cinco nuevos genes ligados a este tipo de esclerosis. Para ello utilizaron la inteligencia artificial Watson de IBM.

Este es un ejemplo de una aplicación de la IA que no reemplaza el trabajo médico; pero que permite avanzar las investigaciones a un ritmo acelerado. Quizá en el futuro se pueda prevenir el desarrollo de la enfermedad, al encontrar posibles herederos.

Por: Daniel Pérez.

Top