Tú estas aquí
Inicio > Viajes > Destino y Placer > Hotel Le Sereno en Saint Barth: El paraíso del Jet Set en el Caribe

Hotel Le Sereno en Saint Barth: El paraíso del Jet Set en el Caribe

El lujo y la comodidad se dan cita en el hotel de lujo Le Sereno, en Saint Barth, donde el estilo minimalista se conjunta con el buen gusto, cosas que el mundo del Jet Set ama en extremo.

La sofisticación de Le Sereno en la conocida Saint Barth, se encuentra en la isla de Saint-Barthélemy. La experiencia que vivirás en este sitio, es incomparable en las paredisiacas playas del Caribe.

Este maravilloso sitio llamdo St. Barth, se encuentra en la exclusiva isla que lleva el espíritu de la Riviera Francesa al corazón del mar Caribe. Cuenta con una extensión de más de veinte kilómetros cuadrados. Recibe día tras día al exigente turismo jet-setter y les invita a disfrutar del auténtico joie de vivre.

Cuenta con amenities como alberca infinita, restaurante mediterráneo con vista panorámica, con un diseño mejorado.

El hotel Le Sereno St. Barth y su distintivo diseño contemporáneo, además de su servicio excepcional, tiene una arquitectura que va en sintonía con el estilo de vida de la isla, esto con el fin de que olvides que el mundo exterior existe.

Muros tableados y finos textiles en su diseño, ponen en contexto los bloques de blanco impoluto, que conjugan contrastes rojos, piedra negra pulida y el olor de la madera exótica que inunda el lugar, hará de tus vacaciones inolvidables.

Su decoración evoca a la calma y la relajación. El reconocido diseñador de interiores francés Christian Liaigre, hizo un estupendo trabajo en el hotel original en el año 2005 y dejó plasmado su distintivo sello parisino en las 39 suites y tres villas de Le Sereno Saint-Barthélemy.

En su renovación, luego de un terrible incidente ocurrido a causa de un huracán, la arquitecta española Patricia Urquiola, quien es la diseñadora de cabecera de Sereno Hotels, participó para dar vida al beach lounge, que sin duda te quedará en la memoria por sus piezas centrales, que son nada menos que las sillas de playa de su colección Tropicalia. Éstas fueron inspiradas en un estructura hexagonal y su construcción de encordado sintético bicolor que da un hermoso toque. Pero esto no se complementaria como lo hace sin la mano del paisajista venezolano Enrique Blanco, quien creó los jardines privados, dando armonía a una estética que se combina con la atmósfera minimalista.

Si lo tuyo es la añoranza de una bahía calmada y solitaria, la coralina de Grand Cul-de-Sac, tiene tortugas marinas, kitesurf y un spa para disfrutar a lo grande, mientras tomas el sol a la orilla de la playa con una champaña en la mano a modo de festejo.

Para cerrar con broche de oro, St. Barth sólo tiene acceso con aviones de hélice, así que ponte cómodo porque disfrutarás del paisaje de altura en un vuelo de casi una hora desde Puerto Rico, con la aerolínea chárter Tradewind Aviation. ¿Qué tal? ¿Te convence para tus próximas vacaciones?

 

 

Por: Azenet Folch 

Top