Tú estas aquí
Inicio > Mundo de Lujo > High Resolution Audio

High Resolution Audio

¿Mayor resolución es mejor sonido?

Por: Eliseo Vega @eliseovega

El universo de la música de alta resolución es todavía un caos. Hay quienes le alaban y quienes le rechazan; muchos afirman que emplear 24 bits sólo funciona para los ingenieros creativos en las etapas de grabación y mezcla, más allá de generar más información musical. Estos críticos evidencian que es necesario aplicar el proceso conocido como dither, un ruido artificial que elimina la distorsión por cuantización. Al final los 8 bits de diferencia en la profundidad del bit no garantizan una mayor superioridad audible de los formatos conocidos como HRA (High Resolution Audio).

Mayor resolución o profundidad del bit
Todos los aficionados al audio en algún momento de nuestra historia sónica, tenemos una confusión o mal entendido al menos. ¿Para qué sirven más bits?
Resolución será la primera respuesta que venga a nuestra mente. Pero, “mayor resolución” no significa mayor calidad, de hecho sólo quiere decir que se puede lograr mayor rango dinámico. Nada más.
En audio, la profundidad del bit –bit depth– determina el rango dinámico de un archivo, la diferencia entre el sonido más fuerte y el más débil que pueda reproducir. Si disminuímos la profundidad del bit, lo que sucederá es que incrementaremos el nivel de ruido. Eso es todo, el archivo de audio permanece igual, sin alteraciones.

Rango dinámico, el beneficiario
En la práctica, un CD puede rebasar los 100 dB de rango dinámico. Otra pregunta sería ¿mayor rango dinámico significa mejor calidad de audio? Motu proprio, no estaría tan seguro.
¿Las especificaciones Red Book para el CD son suficientes para nuestros oídos? Muchos expertos dicen que sí. Bastantes ingenieros dicen que sí. Muchos mercadólogos dicen que no. Algunos audiófilos dicen que no. Por naturaleza, la gente quiere más, siempre más.
Aquí viene lo interesante, 24 bits permiten un rango dinámico de 144 dB, mientras que un CD 16 bits genera hasta 96 dB. La magia no está en la ciencia sino en los oídos y en las manos de los buenos ingenieros de audio que con sofisticadas técnicas de dithering pueden mover el ruido por cuantización fuera de la banda de frecuencias donde el oído es más sensible.

Más bits
Hoy escuchamos que los archivos de audio de alta resolución alcanzan 24 bits 96 kHz o hasta 192 kHz. ¿Sirve de algo?
Los ingenieros sí pueden hacer uso de una cadena digital de 24 bits, incluso muchos estudios trabajan con resoluciones de 48 bits porque esto les permite múltiples procesos dinámicos y de efectos aplicados a la vez.
Si seguimos con los bits, una grabación que requiera 60 dB´s de rango dinámico sólo estará ocupando 10 bits de datos, los otros seis bits son solo ruido. Ruido fuera de nuestro radar auditivo.
Sigo creyendo que los números no aseguran la calidad de una grabación. Cuando hay buenos músicos, guiados por un productor que sabe que sonido obtener y por un ingeniero creativo que usa las herramientas a su favor, la magia sucede, no importando los bits ni los kHz, ni el formato.

A favor

Después de las líneas anteriores, ustedes podrían decir que estoy en contra de los archivos HRA. No. De hecho estoy a favor. HRA debería ser punta de lanza para que en el mediano plazo vayamos olvidando el MP3 y demás archivos comprimidos. Es momento de dejar atrás el oscurantismo que azotó la industria del audio por casi dos décadas. Es la nueva oportunidad para que la industria de la grabación vaya generando un estándar que a la larga sustituya al venerable CD. Es un trabajo de ingenieros, productores, músicos, disqueras, editoras, distribuidoras, tiendas en línea, etcétera. Esa es su misión.

Eliseo Vega es periodista de tecnología y música egresado de la UNAM. Labora de manera independiente para algunos medios especializados y es consultor de contenidos premium para empresas. @eliseovega

Top