Tú estas aquí
Inicio > Mundo de Lujo > Cinco negocios absurdos que funcionaron

Cinco negocios absurdos que funcionaron

Estos empresarios tienen una lección de perseverancia para todos

Por: Karen Cymerman

Ninguna idea es demasiado pequeña o absurda para comenzar un negocio. A pesar de sus no tan “convincentes productos”, estos empresarios encontraron oro:

ideas_011. El vendedor de pixeles. The million dollar homepage es un proyecto que fue lanzado en 2005 por Alex Tew, un estudiante británico que estaba recaudando dinero para pagar sus estudios universitarios.¿Y vendía pixeles? Sí, puso a la venta el millón de pixeles con los que contaba su página web: los enlaces basados en imágenes que se situaban en el área fueron vendidos a un dólar por pixel en bloques de 10 x 10. El final que todos queremos escuchar: Alex obtuvo el millón de dólares que necesitaba.

 

5negocios_042. Cajas usadas. El responsable de este negocio se llama Marty Metro y aunque ahora le vende a corporaciones como Walmart, al principio ni sus amigos creían en él: “Pero qué tontería más grande”, le decían. Su idea de comprar cajas usadas por 10 centavos y venderlas en un dólar tardó un poco en arrancar, de hecho, hubo una época en la que tenía una deuda de 300 mil dólares pero nada de ganancias. Lo que hizo entonces fue brillante, lanzó una agresiva campaña en pro de la ecología, quizás no muchos pagarían por cajas usadas, pero sí hay quienes paguen por no destrozar los bosques.

 

 

ideas_023. Huesos de pollo. En 1999 Ken Ahroni celebró su cumpleaños número 47, y justo el mismo día, otro Día de Acción de Gracias. Entonces, una pregunta lo golpeó: “¿Por qué durante las cenas tradicionales de Thanksgiving, sólo queda un solitario wishbone?”.

Así, de una epifanía nacieron los Lucky Break Wishbones, los huesos hechos para que las masas pidan un deseo. La compañía factura más de 2.5 millones anuales.
5negocios_054. Pelotas Koosh. Por ahí de 1980, el ingeniero Scott Stillinger trataba de enseñarle a sus hijos, sin mucha suerte, a cachar pelotas. Se le ocurrió una maravillosa idea: una pelota hecha con fibras de caucho que fuera atrapada fácilmente con los dedos. Stillinger nombró su creación “Koosh” por el sonido que hace cuando cae en la mano.

En 1997 la compañía Hasbro la compró por más de 100 millones de dólares.

 

 

ideas_035. Una piedra de mascota. Gary Dahl creó las famosas (o no tanto) Pet Rock en 1975, después de escuchar todas las quejas que sus amigos tenían sobre sus mascotas: pasearlas, alimentarlas, darles de comer, gastar en ellas.

Es un misterio cómo en realidad se volvieron un éxito porque en aquella época no había internet, un canal que, como sabemos, es perfecto para viralizar las cosas más absurdas. Lo que sí sabemos es que venía con un simpático manual en donde se indicaba por ejemplo: si a la segunda vez que le diga a su mascota “túmbate”, “siéntate”, no le hace caso, por favor, no insista; que su empaque era divertido (hasta tenía agujeros para que la roca respirara); y que Dahl ganó más de 4 millones de dólares con estas piedras.

Top